escudo2   Ayuntamiento de Montalbo

tiempo Montalbo



Nicolás Verdejo González

Nicolás Verdejo González

   Este ilustre militar, hermano del insigne matemático Francisco Verdejo González, nació en la villa de Montalbo hacia el 1760. Aquí pasó sus primeros años, fue bautizado, confirmado y recibió sus primeras enseñanzas.

   Tras realizar brillantemente la carrera de ingeniero militar, contrajo matrimonio en Cascante (Navarra) con Dª Águeda Durán Casalbón, con quien tuvo 6 hijas. La tercera, Mª Teresa Verdejo Durán, fue una ilustre poetisa del Romanticismo Español, del siglo XIX, que escribió con el seudónimo de “Corina”.

    Durante la contienda de 1808 intervino en destacadas acciones de guerra, especialmente en el sitio de “Ciudad Rodrigo”, en donde participó al mando de un grupo de ingenieros, recibiendo heridas de gravedad.

   En 1832, siendo Coronel en cascante, se le confirió la Comandancia de Ingenieros de la Plaza de Cartagena, con grado de Gobernador Militar, cargo que desempeñó por espacio de dos años. De allí se trasladó a la Capitanía General de las Islas baleares, pasando, con el mismo grado de Gobernador militar, a fijar su residencia en Palma de Mallorca.

   En 1836 asciende a Brigadier, siendo trasladado a Zaragoza. Aquí, le sobreviene una parálisis que le ocasionaría un estado de inutilidad para un servicio tan activo como el suyo, por lo que se vio obligado a pedir su traslado para Cascante, en donde tenía su casa y algunos bienes de fortuna. Aquí permaneció 12 años.

   A mediados de abril de 1851, vuelve a trasladar su domicilio a Zaragoza. En esta ciudad su ilustre hija la protofeminista Mª T. Verdejo Durán funda en 1852 la revista “La Mujer”, una de las primeras publicaciones feministas de nuestro país, y de la que fue redactora; propuso la fundación de un asilo para jóvenes descarriadas, en donde encontrarían “instrucción, trabajo y moralidad”, pues para ella la causa de la prostitución estaba en el abandono de la educación moral y el “instinto del lujo”; publicó varias obras de poesía: “Oda a S.M.la Reina doña Isabel II. El dos de febrero”(1852), “La estrella de la niñez” (1853), “Ecos del corazón” (1854) y muchas más con el seudónimo de CORINA.

   Ya anciano, D. Nicolás regresa a Cascante. Aquí, verá agravados sus padecimientos hasta que el 25 de marzo de 1845 muere, siendo enterrado en esta ciudad. Poco tiempo después, el 15 de diciembre del mismo año, también moriría su esposa, dejando huérfanas a sus 6 hijas.

   Su hija, María (MªTeresa para algunos autores y MªTadea para otros), angustiada por la horrible situación de la desaparición de sus dos seres más queridos, muere de cólera, el 16 de julio de 1855, en Zaragoza, a la temprana edad de 24 años. Tras su muerte se publicaron varias de sus obras, incluso una biografía: “Biografía de la distinguida poetisa señorita Doña María Verdejo Durán”, J.H y J.M. Imprenta y depósito de libros de Antonio Gallifa ( Zaragoza, 1855). De entre los autores que han hecho semblanzas o referencias a la vida y obra de esta excelente y malograda poetisa están: Susan Kirkapatrick (Antología poética de escritoras del siglo XIX), Marina Mayoral (Escritoras románticas españolas. Las amistades románticas: confusión de fórmulas y sentimientos), J.L. Guereña (La prostitución en la España contemporánea), J.Solabre Alzugaray (Mosaico cascantino), Mª del Carmen Simón Palmer (Escritoras españolas del siglo XIX) y P. de Lora Deltoro (¿Hacemos los suecos? La prostitución y los límites del Estado. Doxa: Cuadernos de Filosofía del Derecho, nº:30).

    Existe una semblanza de D. Nicolás en la obra: “Biografía del Muy Ilustre Sr. Brigadier D. Nicolá Verdejo González”, (T.L. y  T. Zaragoza, 1854). También se hace referencia a él en Escritoras Españolas del siglo XIX, Mª del Carmen Simón Palmer; en Diccionario de personajes conquenses, Hilario Prieto y J.A. Silva (Cuenca, 2002); en Montalbo (Opúsculo para su historia), A. Escamilla (Madrid, 1985) y en Mosaico Cascantino, J.L.Solabre Alzugaray. Mención especial merece el libro Francisco Verdejo, un matemático olvidado, de Gonzalo Díe Fagoaga (Madrid, 2010) en el que su autor, al biografiar al ilustre matemático montalbeño, también realiza múltiples pinceladas de su no menos ilustre hermano el montalbeño Nicolás Verdejo González .


Antonio Escamilla Cid.